Qué ganas de no verte nunca más  

Lavado y planchado por "Aquel chico..."


"Te veo y sé que siempre he querido acabar con esto
beberme el dolor hasta ahogarme en el regazo de mi madre
conseguí olvidarte a base de hacer lo que más detesto
lo bueno llegó sin ti y hoy no hay perro que me ladre."












Sin embargo, el humor hace que las leyes sean relativas. Invierte mi gravedad para que vea el vaso medio lleno.



Riámonos, esa es la verdadera salud.

P.D.: Ausencia no quiere decir olvido.

This entry was posted on jueves, mayo 13, 2010 and is filed under . You can leave a response and follow any responses to this entry through the Suscribirse a: Enviar comentarios ( Atom ) .

2 botones perdidos

A veces pienso que las ausencias ocupan aún más espacio que aquello que un día las rellenaron.

Qué mal, no?

NO hay leyes que no podamos romper con la risa.